¿HAS PERDIDO TUS DETALLES?

PREPARANDO UNA TAZA DE TÉ PERFECTA... PASO A PASO

Haz una pausa en tu día a día. Pon a calentar el agua, espera pacientemente porque se siente la eternidad mientras el agua llega a ebullición. Y ahora, disfruta de la mejor parte... coloca las hojas y observa como lentamente florecen, colorean el agua y llenan la habitación con olores embriagadores. Listo! Siéntate ahí en tu lugar especial, toma ese primer sorbo. Siente el mundo silenciarse por unos instantes, siente la paz que nos brinda este momento.

No, no solo se toma el té, porque una taza de té es mas que eso, es un ritual, una experiencia, un momento único en tu vida.

Preparar el té y disfrutar de él, tiene muy poco que ver con las instrucciones; es un arte que se perfecciona con el tiempo. Pero algunas directrices podrían ayudarte a ir más rápido. Así que aquí, te damos una técnica básica para preparar el té. Y algunos consejos para asegurarte de que obtienes lo mejor de cada taza.

Cómo preparar

TÉ NEGRO

Temperatura agua

95 - 100 ℃

Tiempo

2 a 3 minutos

Hojas

1 - 2 cucharadas

TÉ VERDE

Temperatura agua

75 - 80 ℃

Tiempo

2 a 3 minutos

Hojas

1 - 2 cucharadas

TÉ BLANCO

Temperatura agua

75 - 80 ℃

Tiempo

1 a 3 minutos

Hojas

1 - 2 cucharadas

TÉ OOLONG

Temperatura agua

75 - 80 ℃

Tiempo

3 a 4 minutos

Hojas

1 - 2 cucharadas

TÉ CHAI

Temperatura agua

95 - 100 ℃

Tiempo

4 a 5 minutos

Hojas

1 cucharada

HERBAL (Infusiones, Rooibos)

Temperatura agua

90 - 100 ℃

Tiempo

4 a 6 minutos

Hojas

1 - 2 cucharadas

LA INFUSIÓN CLÁSICA

La técnica más popular, la infusión marca el nacimiento de la preparación del té en sí. Las leyendas dicen que el emperador chino Shennong y sus tropas estaban viajando a una tierra lejana, cuando ordenó que se le hirviera agua para que bebiera. Una hoja de un arbusto cercano derivó y cayó en el agua. El agua se tiñó de un color dorado y un perfume delicioso emanó del caldero. El emperador probó la bebida y le encantaron tanto el perfume como el sabor delicioso. Dándose cuenta en seguida del efecto agradable y estimulante, al emperador se le escapó el grito: “T’sa”, lo cual viene a significar “lo divino”. Hasta el día de hoy, en chino se le llama “cha” al té.

La infusión simple funciona bien para todos los tés. Tu puedes controlar la temperatura y el tiempo de infusión, por lo que el té será de la fuerza que tu desees. Aquí esta como se hace.

PASO 1

Calienta el agua a la temperatura deseada. Asegúrate de que el agua no está hirviendo a temperaturas muy altas pueden destruir fácilmente las delicadas notas en el té. Coloca las hojas de té en un infusor.

PASO 2

Vierte el agua caliente sobre las hojas de té hasta que estén sumergidas.

PASO 3

Deja infusionar por el tiempo recomendado. Ten cuidado de no sobre pasarte demasiado tiempo.

PASO 4

Retira las hojas de té. Vierte en una taza y disfruta.

Después de este punto, puedes endulzar tu té con azúcar, crema o miel. O agregar una pizca de jugo de limón o menta para darle ese sabor extra. Pero nosotros, te recomendamos que lo bebas solo. Si no siempre, sólo inténtalo una vez; te sorprenderá de cuántas capas hay una taza de té.

LA TÉCNICA DEL TÉ HELADO

Esta técnica trabaja excelentemente para el té helado. No hay calor involucrado y el licor producido es extremadamente fuerte. Una variedad de ingredientes se pueden agregar más adelante, tales como frutas frescas o jugos de fruta para realzar el sabor del té. Pero recuerda, el azúcar nunca se disuelve completamente en el té helado, así que la miel funciona mejor. Un té frío recién preparado tiene veinte veces más antioxidantes que sus contrapartes embotelladas.

PASO 1

Deja caer hojas de té sueltas en una jarra alta. Agrega una cucharadita más de la cantidad recomendada. (Utilizamos 6 cucharaditas de hojas de té para 1 litro de agua)

PASO 2

Llénalo con agua. Tapar la jarra y dejarlo durante la noche (al menos 8 horas). Y si lo dejas en el refrigerador, puedes saltarte los cubitos de hielo y servirlo directamente.

PASO 3

Cola el té para quitar las hojas.

PASO 4

Diluir a la fuerza deseada. Si vas a agregar miel, ahora es un buen momento.

Y este es el punto donde puedes hacer volar tu creatividad. Añade frutas frescas cortadas, o jugos de frutas cítricas como limón, naranja, etc para hacer grandes mocktails. Adorna con discos de piña, corteza de limón o ramitas de menta, para que parezca tan bueno como sabe.

El té endulzado sabe bastante increíble incluso sin todas las decoraciones. Por lo tanto, si sólo deseas añadir un poco de hielo y miel. Será igual de refrescante.

SUBIR

Utilizamos cookies para mejora la experiencia de navegación. Si continuas utilizando este sitio aceptas el uso de cookies. más información

Los ajustes de cookies de esta web están configurados para "permitir cookies" y así ofrecerte la mejor experiencia de navegación posible. Si sigues utilizando esta web sin cambiar tus ajustes de cookies o haces clic en "Aceptar" estarás dando tu consentimiento a esto.

Cerrar